Creo que la persona que escribe es un ser invisible que me habita. Paul Auster

Creo que la persona que escribe es un ser invisible que me habita. Paul Auster

Creo que las personas que se convierten en artistas, y en particular, en escritores porque no están perfectamente integradas. Hay algo que nos anda mal. Estamos sufriendo de algo.

Si eres alguien que siente que el mundo no es suficiente… que te sientes llamado a crear cosas para añadir al mundo… Porque yo pienso que la persona perfectamente sana es alguien que está contento de tomar la vida como viene y disfruta la belleza de estar vivo sin preocuparse por tener que crear algo. Simplemente hace un trabajo interesante, ama a la gente, disfruta de la buena comida, vive todo el tiempo que puede y después muere. Eso pareciera ser una buena forma de vivir.

Pero otro tipo de personas, como yo, vivimos atormentados. Tenemos una enfermedad y la única forma de enfrentar la enfermedad es hacer algún tipo de arte. Si lo estoy haciendo, quiere decir que algo anda mal.

¿Qué es lo que está mal? Es difícil decirlo, porque estas heridas ocurren cuando somos tan jóvenes que  son borradas de la memoria.

Siempre hice una distinción entre lo que llamo el ser que escribe y el ser biológico. El hombre que paga sus impuestos, que saca la basura, que limpia los platos, no es realmente la misma persona que escribe los libros. Creo que la persona que escribe es un ser invisible que me habita. Pero no es exactamente yo. No es mi ser físico o biográfico.

No puedo, realmente, hablar de mi trabajo. No lo entiendo muy bien. De repente aprendí a soltarme del todo. Solía autoimponerme tanta presión. Estaba tan preocupado por el significado de cada sílaba que escribía, que todo tenía que tener un doble, un triple, un cuádruple sentido. Que tenía que tener tantas capas que, de alguna manera estaba trabajando con demasiado esfuerzo.

Y esta experiencia, esta epifanía, o como lo quieras llamar, esto simplemente me permitió aflojarme y relajarme y simplemente confiar más en mis instintos. Estuve trabajando demasiado conscientemente. Y ahora creo que aprendí a confiar más en mi inconsciente. Dejo que las cosas me lleven por donde van. En vez de intentar forzarlo.

Extracto de una entrevista a Paul Auster realizada por Patricia Kolesnicov y Andrés Hax.

1 Comentario

  1. Victor Velasco 7 meses hace

    Escribir es un acto tan extraño que a veces se necesita crear un “otro” un alter ego a quien echarle la culpa…

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: