Ser creativos es una actitud, tan natural como el juego en un niño

Ser creativos es una actitud, tan natural como el juego en un niño

Extractos de entrevista a Arno y André Stern. Educación Creadora:

La ocupación principal de la niñez es el juego. Actualmente, la neurobiología -que es la ciencia con que trabajo- dice que no hay nada mejor para aprender que el juego. Jugando es como se aprende más y mejor. Es en el juego que el niño enseña todas las cualidades que quisiéramos ver entre los adultos: constancia, concentración, capacidad de ir más allá de los propios límites, creatividad, libertad. Los niños son muy libres en sus juegos. Nosotros sólo podemos volar en nuestros sueños. Pero los niños pueden volar jugando. Pueden ser un avión, el aire, el cielo, un motor. Y ahora le digo al niño: considero tu juego algo poco importante. Sacrifico tu juego a la necesidad de aprender.

Durante décadas se ha creído que nuestra inteligencia estaba programada por nuestra genética. Que nuestros genes definían si éramos tontos o inteligentes. Pero se ha descubierto que en el cerebro de los jóvenes actuales la zona responsable de los movimientos del pulgar está mucho más hinchada. Por lo tanto, el cerebro no está programado genéticamente, se desarrolla como un músculo. Y se han querido hacer programas de musculación cerebral y no han funcionado. ¿Por qué? El descubrimiento es muy reciente: nuestro cerebro se desarrolla cuando la utilizamos con entusiasmo. El entusiasmo es el combustible del cerebro. Ya sabíamos que el entusiasmo nos hace capaces de todo. Pero ahora, la neurociencia nos demuestra qué es lo que sucede: cuando somos entusiastas hay neurotransmisores neuroplásticos que actúan sobre el cerebro. El cerebro de un niño está absolutamente muelle de neurotransmisores del día a la noche. Porque no conocen jerarquías entre oficios: un astronauta y un basurero son lo mismo. Cada dos o tres minutos se produce una tormenta de entusiasmo en el cerebro de un niño.

Todo el mundo está aterrorizado, sí. Porque si no tienes cuidado, no sacarás buenas notas. No tendrás unos buenos estudios. Ni un buen diploma. Y si no tienes un buen diploma, no tendrás un buen trabajo.

Te quiero porque eres como eres: decir esto lo cambia todo. No habrá paz en la Tierra si no estamos en paz con la infancia.

Ser creativo significa estar siempre abierto, estar siempre disponible. Es posible. ¿Por qué no lo deberíamos estar? Claro que sí. ¿Pero a qué llamamos ser creativos? ¿A crear objetos, cosas? Esto no es una necesidad. Ser creativo es una actitud.

Los niños se encuentran en un estado que Ken Robinson lo explica como la capacidad de encontrar todo tipo de respuestas a una única pregunta. Es la capacidad de encontrar todo tipo de soluciones a un problema. Es la capacidad de encontrar una serie de usos en un objeto. Vivimos en una sociedad que te dice: esto es una botella [coge una que hay sobre la mesa]. Y si pasas un examen es necesario que conteste: botella. Y por lo tanto, este no es un estado de la niñez.

 

0 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: