Conversación con un maestro judío. Alejandro Jodorowsky

Conversación con un maestro judío. Alejandro Jodorowsky

Alejandro Jodorowsky: París. En el Metro se sienta junto a mí a un rabino. Al cabo de algunos minutos entablamos un conversación. No recuerdo lo que le dije. Pero me quedó en la mente todo lo que él tuvo la gentileza de comunicarme: “Mis antepasados acumularon mucha sabiduría. Para cada ocasión tenían un refrán. Por ejemplo, cuando estallaban crisis a escalas nacionales decían: Según haces tu cama, así duermes. Si las sábanas no están bien estiradas o si están llenas de migas, pasas una noche infernal. Si los ciudadanos no se preocupan con tiempo de ordenar su país, luego sufren las consecuencias”… “Mucha gente se angustia con la muerte. ¡Para qué sufrir porque nos convertiremos en polvo, si venimos del polvo! Eso es volver al origen. Si estuviéramos hechos de oro y nos convirtiéramos en tierra, entonces sí sería lógico que lloráramos”…”Gran parte de los ciudadanos ve los acontecimientos mundiales sin intentar intervenir. ¿Si yo no me dedico a mí mismo, quién realizará por mí lo mío? ¿Si no es ahora, cuándo? Este ahora nunca existió antes ni existirá después. Otro ahora seguirá y otro y otro. Cada uno de estos ahoras exige una dedicación distinta. Lo que no se hizo al amanecer, nunca podrá hacerse en la tarde. Si pierdes un tren, el otro que tomas ya no es el mismo”… ” Los políticos en el poder, sufren tentaciones. La tentación no es màs que una prueba: en ese momento es cuando tienes que mostrar qué hay en ti de metal noble o de escoria”… “Me entristece ver cuanta gente lleva una existencia superficial. Es necesario que el ser humano acepte la muerte para que aprenda a vivir de verdad. Cuando logra saber morir, aprende que sólo debe saber vivir. Y entonces deja de autodestruirse”… “El verdadero místico no huye del mundo sino que se sumerge en él como un pescador que bucea en el mar hasta encontrar una perla. Sólo buceando hacia el centro de nosotros mismos, como individuos o como paìs, podremos encontrar nuestra alma.”