Código emocional de bolsillo

Código emocional de bolsillo

La raíz latina de la palabra emoción es motio que deriva del verbo emovere (mover trasladar). Una emoción motiva, nos mueve de un estado a otro. Confiemos en nuestro cuerpo y en la sabia naturaleza.

¿Y si escuchamos  en cada emoción un mensaje encriptado en sensaciones corporales? ¿Podríamos enseñarles a los niños (y a nuestro niño interior que guarda en la memoria la experiencia de tantos sentimientos), este código emocional?

Probemos con algunas emociones básicas:

Enumeraremos primero las que me mueven a disfrutar y también a tratar de tener más cerca “algo” o repetir ese “algo” o sentirme más conectado o conectada a ello.

La alegría

-Este “algo” me da seguridad, afecto, diversión.

La felicidad

-Este “algo” nutre mi Ser Esencial. Me hace sentirme autentico/autentica. Me ayuda a autorealizarme.

El amor

-Este “algo” conecta directamente con mi corazón. Me lleva a la generosidad, a la compasión, al vínculo.

Pero  hay otro grupo de emociones que nos llevarán a otros lugares.

El miedo

-Este “algo” que sucede o aparece puede hacerme daño, me da inseguridad, creo que no tengo recursos para defenderme. Sentir esto me mueve a emprender una acción que me proteja. Alguien que me ayude, evitar, esconderme, huir y como último recurso “hacerme el muerto/muerta”.

La rabia

-Este “algo” me está resultando injusto, me está sacando de mi sitio, me está haciendo daño físico o moral. Sentir esto me mueve a defenderme, a buscar una solución creativa y a desahogarme para descargar tensión.

El asco

-Este “algo” puede hacerme daño por dentro. Esto me mueve a rechazarlo, a que el estómago se me levante para que no entre en mí, ya sea literal o figuradamente (un alimento o un asunto).

La tristeza

-He perdido “algo” que quería mucho. Esto me mueve a dar valor a lo que tenía, a intentar recuperar lo perdido si es posible, y si no lo es, a despedirme y a seguir viviendo aceptando la pérdida.

Defendemos pues que ninguna emoción es negativa o positiva desde este enfoque. Todas tienen un mensaje que, si sabemos escuchar, nos motivan a alcanzar un estado saludable de bienestar y calma.

¿Qué otros mensajes encuentras en tus emociones?

Carmen Guerrero

2 Comentarios

  1. Ly 3 semanas hace

    Muchas gracias, querida Carmen y Paco.
    Un gran abrazo y mi cariño
    Ly

    PD Los leo todos los días

  2. Autor
    Carmen Guerrero 3 semanas hace

    Gracias por estar tan cerquita, Ly. Un abrazo sentido para ti.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: