El buen filósofo es un aguafiestas

El buen filósofo es un aguafiestas

¿Filosofar es contrariar?

Filosofar es tocar los huevos. Filosofar es incordiar. Filosofar es preguntarte, es cuestionarte la realidad, todo. Filosofar es distanciarte de tus propias creencias: es descreer.

Filosofar es descreer… ¿de qué?

De todo lo establecido e incuestionable.

¿No respetar nada, pues?

No respetar opinión alguna. Dinamitar todas las opiniones. Atacar las opiniones no es atacar a las personas. Yo no soy mis opiniones. No tengamos la piel tan fina: ninguna opinión debería ir a misa. ¡Ataquémoslas!

Pero las opiniones son la base de la ­democracia.

Filosofar es rebatir la democracia, entonces.

Eso suena incorrecto.

¡A Sócrates le costó la vida! Sí, filosofando, Sócrates puso a la democracia ante el espejo, y entonces… ¿filosofamos o no filosofamos?

¿Todos podemos filosofar?

Filosofar no es para eruditos, es plantearte cuestiones que cruzan tu vida cotidiana. ¡Cualquier momento es bueno para pensar!

Por ejemplo.

Todo nos interpela. Ves a un amigo tatuado, y te preguntas: ¿por qué nos tatuamos? ¡Y pensar sobre esto es ya filosofar!

Dígame qué piensa sobre esto.

Escribes en la superficie de tu piel algo que hay en la hondura de tu alma. Lo íntimo, ahora aireado. Como con las selfies. O, ¿por qué esa obsesión por tener likes?

¿Es otra pregunta filosófica?

Sí. Diría que habla del narcisismo como valor hegemónico, hoy. Pero verse a uno mismo no es tan obvio: prueba a mirarte fijamente en un espejo durante mucho rato…

¿Qué me pasará?

Empezarás a no reconocerte… ¡o quizás a verte de veras! Y eso puede ser muy inquietante, puedes asomarte a un abismo…. Schiller habla de atravesar el abismo de la libertad.

¿La filosofía ayuda a ser feliz?

¿Y por qué ese empeño en buscar la felicidad? Y si no llega, ¿buscarás culpables?

¿Los hay?

Tú, buscándola: tu sentimiento de culpa por no estar bien contigo mismo y con el mundo es el que te empuja a buscar la felicidad.

¿En qué consiste una vida feliz?

Antes pregúntate ¿en qué consiste vivir, realmente? ¿Vivimos realmente?

¿Qué se responde?

Que hoy producimos y consumimos, y a esas dimensiones hemos reducido nuestras vidas. Dice Agustín García Calvo: “El futuro es el vacío que nos impide vivir”.

¿Qué filósofo le ha regocijado colar en la serie Merlí?

Guy Debord: cuestiona hasta qué punto vivimos… o quizás estemos practicando un simulacro de vida, una sociedad del espectáculo..

¿Filosofan nuestros jóvenes?

Sí, y dejemos de ser paternalistas con ellos: tienen la frescura de decir barbaridades, están abiertos, mientras que los mayores nos frenamos, nos aposentamos y nos atontamos.

¿Qué debo tener para filosofar bien?

¡Mala baba! Se trata de desenmascarar el buenrollismo que se nos impone.
….

Fuente: La Contra de La Vanguardia. Extracto de una entrevista con Nemrod Carrasco, profesor de filosofía, asesor de la serie ‘Merlí’

0 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: