Aprender el mundo para cambiarlo.

Aprender el mundo para cambiarlo.

Es importante que cualquier persona tenga al menos el conocimiento básico de cómo funcionan las cosas. Porque, en definitiva, conocer algo -desde un frigorífico a un sistema educativo- es el primer paso para poder modificarlo si es necesario.

El conocimiento no se paga con dinero, sino con algo mucho más importante: la posibilidad de que otros consigan liberarse y transmitir a su vez lo que saben.

Resultaría formidable que todo el mundo tuviera una misión en la vida… y que esa misión incluyera hacer algo por el bien común.

David Cuartielles

0 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: