Antes de iniciar una nueva etapa conviene que cierres la anterior.

Antes de iniciar una nueva etapa conviene que cierres la anterior.

Diálogo entre dos amigos:

-Cuando un ciclo acaba te desprendes de cosas, hay algunas que mantienes y naturalmente otras que incorporas. Es similar a cuando haces limpieza: ¿qué guardas? ¿de qué te desprendes? ¿qué incorporas?

-Para mí lo más difícil es desprenderme de cosas que en realidad no uso. Nunca se por dónde empezar.

-Una clave es hacer lo que se pueda hacer en cada momento, como los marineros que van enfrentando cada ola cuando llega, una después de otra.

-Siempre es más sencillo observar fuera aquello que no podemos ver en nosotros mismos. ¿Quieres que hagamos el ejercicio de ver lo que el otro no es capaz de tirar?

-Me parece perfecto. Ahí va la primera pregunta: ¿Dices que quieres vender tu casa y sin embargo no eres capaz de vaciarla? La muestras como un contenedor tan lleno que oculta lo que quieres vender.

-Me toca: ¿Cuántos años hace que no lees ninguna de esas viejas guías de viajes que se acumulan en tu estantería? ¿Seguro que son útiles? (Puedes cambiar la palabra “guías de viajes” por cualquier otra y la pregunta seguirá siendo válida)

-Buena reflexión, ahora pregúntate ¿por qué guardas en tu armario ropa que hace más de diez años que no te pones?

-Ja, ja, ja…¡Es cierto! ¿Por qué sigues manteniendo aquel viejo ordenador destartalado junto con la impresora que no funciona? Sería comprensible si no tuvieras otro, pero me parece que no es el caso.

-¡Es absurdo! Guardamos cosas que no funcionan por si un día se nos estropean las que sí funcionan. Me sucede como a ti con tu trastero, convertido en un cementerio de cosas inservibles que no te decides a tirar.

***

Preguntemos a la pareja, o a los amigos por aquellas cosas que no somos capaces de ver en nosotros mismos.

0 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: