¿De qué se nutre la autoestima de los hijos?

¿De qué se nutre la autoestima de los hijos?

Es fundamental para que nos amemos y tengamos la certeza de que tenemos nuestro lugar en el mundo, crecer sintiéndonos aceptados y bendecidos por nuestros padres, en todas las dimensiones de nuestro ser. Situémonos frente a nuestro hijo y pronunciemos alto y claro estas cuatro frases:

Aceptamos y bendecimos tu temperamento, tu carácter, tus capacidades y tus preferencias. Juega, actúa, decide, ríe, enamórate, vuela Trataremos de cuidarte y protegerte, pero sin que las palabras “educación” y “crianza” se conviertan en

Aceptamos y bendecimos tu sexo y todos tus rasgos físicos. Tu espíritu está ocupando el cuerpo perfecto para desarrollar tu alma en este transito por la vida.

Aceptamos y bendecimos el momento en que has llegado al mundo. Ni antes ni después, el momento en que apareciste en el planeta es el ideal para comenzar a caminar y a crecer sobre este rincón del universo.

Aceptamos y bendecimos el árbol genealógico del que procedes. Él está en ti y tú en él. Agradecemos sus tesoros y tratamos de sanar sus heridas. En ti hay re ejos de sus luces y sus sombras, pero recuerda quién eres, no eres tu árbol.

Sencillo ejercicio psicomágico para adultos desvalorizados: hombre y mujer simbolizando a los padres, bendicen su nacimiento y todo su ser.

El estilo afectivo de los padres nutre la autoestima de los hijos. En general, de padres fríos, hijos raquíticos, de padres amorosos, hijos saludables.

Carmen Guerrero y Paco Bou. Extracto del libro “Parejas sin fin”

0 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: