Ni tan alto ni tan difícil

Ni tan alto ni tan difícil

Araceli Segarra (primera mujer española en llegar a la cima del Everest): “No me convenció el tema de la ‘mediatización’, la esponsorización y lo que conllevaba y decidí dar un giro, me dediqué a más dificultad, a menos altura, más cercanía o no, pero sin hacer ochomiles. No fue algo decidido de manera consciente sino que los instintos te llevan a ver donde encajas y donde te siente a gusto, y en mi caso siempre me he sentido a gusto haciendo montaña para mí, no para lucirla y tener que buscar dinero”.

“Los ochomiles tal como se hacen ahora, por rutas normales, no me interesan, no le veo la gracia, prefiero irme a Ordesa y hacer una vía difícil que subir un ochomil”, añade Araceli Segarra. En “Ni tan alto ni tan difícil” (2014, Editorial La Galera), un relato valiente que desmitifica algunos aspectos de las ascensiones, Segarra, que sí ha trazado una carrera como modelo y entrenadora personal, reflexiona sobre sus experiencias en la montaña y extrapola las lecciones que se extraen de las expediciones para aplicarlas en su actividad de coaching y conferenciante. “Hablo del comportamiento humano en situaciones diferentes, utilizando paralelismos de la montaña, hablo de cómo adaptarse al cambio, de cómo superar situaciones de incertidumbre, de cómo hacer que un equipo funcione, de cómo se comporta un líder…”.

Tina, una alpinista de cuentos infantiles nacida de su imaginación, es otra forma de canalizar las vivencias del alpinismo. “Cada montaña te enseña algo, es como los viajes, hay algunas que te enseñan a disfrutar el momento, hay otras que te enseñan a no creer que la realidad es unidireccional, que hay otras formas de ver lo mismo, como pasa con las diferentes culturas, hay otras montañas que te enseñan a no ser rígido, a adaptarte a las cosas”, valora Segarra, que tiene fijada su residencia en el Pirineo catalán.

“No invento ningún concepto, los recopilo y los aterrizo para mis charlas, porque cada mañana hay una montaña que subir y no son las de escalar, que esas son las fáciles, las complicadas son las de aquí, las que no sabes cómo van a salir”, resume Araceli Segarra, para quien el eje principal es la actitud. “Hay que probarlo porque antes de empezar siempre piensas que no puedes”, añade.

Fuente: La Vanguardia

0 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: