Seis líneas de trabajo que hemos aprendido de nuestros maestros

Seis líneas de trabajo que hemos aprendido de nuestros maestros

1.- La principal se basa en el autoconocimiento usando cualquier herramienta que haya mostrado su eficacia. La búsqueda de la misma es una tarea que corresponde a cada cual y debe permitir obtener conclusiones propias.

2.- Aquello que nos sucede, aunque no lo parezca, siempre tiene mucho que ver con nosotros mismos. Y perder el tiempo, la vida es demasiado valiosa para desperdiciarla, es el único “pecado” del que tal vez podamos un día arrepentirnos según dicen los sufíes.

3.- El trabajo constituye una de las principales vías de crecimiento, como también lo es el desarrollo de nuestra creatividad bajo todas sus formas. El objetivo no es tanto el de pretender “cambiar el Mundo”, sino el de transformar el propio. En definitiva ser conscientes que sólo puede florecer aquello que un día sembramos.

4.- Otra linea es la que se refiere a la importancia de la pareja como terapia y como espejo. Con su ayuda aprenderemos a reconocer el contenido de nuestra propia “sombra”, es decir lo que ocultamos o negamos y aquello que nos molesta exageradamente. También la de aprender identificar la propia herida, una especie de herida incurable que actúa como síntesis de nuestros traumas personales, y usarla para crecer.

5.- Por muy sabia que sea, ninguna persona puede conocernos mejor que nosotros mismos. Tratemos de descubrir a qué hemos venido al mundo, evitando los desvios, atajos, cultos a personalidades, etc.

6.- Por último aunque las teorías con las que nos encontraremos en la vida serán infinitas, en este camino por el que transitamos solo cuenta aquello que podemos experimentar por nosotros mismos.

 

0 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: