¿Cuál es la droga del amor más usada?

¿Cuál es la droga del amor más usada?

El alcohol siempre se ha usado, y se ha abusado, para desinhibir emociones.

¿Otra no tan conocida?

El MDMA, o éxtasis, ya fue recetado por los terapeutas de pareja de los ochenta como reforzador de relaciones matrimoniales en crisis.

¿Por qué cayó en desuso?

Precisamente por su eficacia. Al descubrirla, muchos la tomaron con fines recreativos hasta convertirla en una droga de fiesta, por lo que fue marginada por la autoridad sanitaria e incluida en la lista de sustancias no terapéuticas.

¿Y qué?

Pues que se retiraron los fondos para su investigación y hoy seguimos sin conocer su potencial, su dosificación, posibles derivados… La buena noticia es que las autoridades sanitarias de EE.UU. ahora están descongelando esa lista de sustancias marginadas. En esa lista también está la psilocibina, de los llamados hongos mágicos. Al parecer, puede revivir recuerdos remotos y el conocimiento mutuo. Y el LSD se estudia hoy en Harvard.

¿Ayudarían a mejorar la vida en pareja?

Lo que propuse como editor de la Revista de Filosofía de Yale y propongo en Oxford es que investiguemos…

¿Qué otras drogas podrían ayudar a las parejas a mejorar su relación?

La oxitocina, por citar una de las más conocidas, es segregada por el cerebro al ser estimulado por las caricias y en el orgasmo, pero también cuando la madre amamanta a su pequeño. Refuerza los vínculos emocionales.

La serotonina es otro neurotransmisor crucial para las relaciones.

El amor galante no existía hasta Petrarca: ¿puede haber buen matrimonio sin amor?

Depende de cada cultura. Aún hoy muchos no aceptan la bioquímica del amor, porque lo consideran un sentimiento espiritual más elevado que un mero flujo de transmisores neuronales.

La medicina sólo es la ciencia de curar.

La razón médica a menudo es sólo cultural. Hoy aún hay comunidades religiosas, las he documentado, que financian la investigación de fármacos para curar la homosexualidad.

Otro desatino.

Y luego están los niños y adolescentes que deciden cambiar de sexo. Lo ético es esperar a que el niño sea mayor y que decida entonces si quiere cambiar de sexo, circuncidarse o hacerse cirugía estética. Pero antes, no.

 

Fuente: Breve extracto de una entrevista con Brian D. Earp en La Vanguardia

0 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: