Cuento “La Doncella de las Estrellas”. Un deseo compartido para el 2016.

Cuento “La Doncella de las Estrellas”. Un deseo compartido para el 2016.

Plano sin fin desea un año 2016 en el que la humanidad se haga más sensible a los misterios de lo no visible, lo que se experimenta sin palabras y sin forma. Para ello, le damos la bienvenida a este nuevo ciclo tal como nos gusta a nosotros (Carmen y Paco), y esperamos que también sea del agrado de nuestros queridos lectores, con un bello cuento inspirador llamado, “La Doncella de las Estrellas”:

Había una vez un granjero en África que se encontró con un serio problema: cada mañana cuando iba ordeñar sus vacas, descubría que no tenía leche. Esto continuó mañana tras mañana hasta que finalmente se dedicó a averiguar qué estaba pasando.

La siguiente tarde se escondió tras el granero y comenzó una larga vigilia nocturna. Poco tiempo después de la medianoche, vio un asombroso espectáculo. Unas bellas Doncellas de las Estrellas descendieron de los cielos, cada una cargando un balde y una cesta. Ordeñaban a las vacas del granjero y comenzaban a escalar hacia los cielos de donde habían venido. El granjero decidió atrapar a una de ellas. Salto desde su escondite y, mientras que la última Doncella de las Estrellas comenzaba a ascender, la atrapó y la llevó a su granja.

La Doncella de las Estrellas le dijo el granjero que sería una esposa buena y diligente, pero él le tenía que prometer una cosa: nunca podría abrir y mirar dentro de la cesta que había traído con ella. El granjero se lo prometió y los dos se instalaron gradualmente en su nueva vida juntos. Ella, verdaderamente, era una buena esposa y todo prosperada bajo su amoroso cuidado.

Pasaron algunos meses y, un día, mientras su esposa estaba en los campos trabajando, la curiosidad le ganó al granjero. Abrió la cesta y comenzó a reír, porque no había nada dentro. Cuando La Doncella de las Estrellas regreso, se dio cuenta inmediatamente de lo que había sucedido. El granjero le pregunto entre risas porque había hecho un alboroto ya que, después de todo, no había nada en la cesta.

La Doncella de las Estrellas mira granjero con una gran tristeza en los ojos Y le dijo “ahora voy a dejarte y no voy a volver nunca. Sin embargo, quiero que entiendas que no te estoy dejando porque abriste la cesta a pesar de que te pedí que no lo hicieras. Te estoy dejando porque abriste la cesta no viste nada dentro. Y, con esa declaración, La Doncella de las Estrellas desapareció, para nunca volver.

Cuento leído en el libro “El corazón del cazador”, de Laurens van der Post

Imagen: Christian Schloe

2 Comentarios

  1. Gi 2 años hace

    “Lo esencial es invisible para los ojos” El Principito.

  2. Anónimo 2 años hace

    El corazón del campesino estaba vacío, no tenía ningún valor que pudiera subir a los cielos con la doncella.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: