nubes

Un paseo poético por las nubes con @alejodorowsky

¡Compártelo!Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInDigg thisEmail this to someoneShare on Tumblr

“Cuando mueren las nubes, nace el océano”

Alejandro Jodorowsky

*

“Para los verdaderos artistas, las dificultades se convierten en oportunidades,

y las nubes en un sólido presente”

Alejandro Jodorowsky

*

-Abuelito, ¿por qué el cielo es tan azul?
-Porque para hacerte feliz, mi niña, me tragué todas las nubes negras.

Alejandro Jodorowsky

*

-Tu intelecto dice: “Todo lo que nos amarra es la verdadera causa de nuestro sufrimiento”.

Tu corazón dice: “Todo lo que nos amarra es la causa verdadera de nuestra felicidad”.

El ser iluminado no tiene preferencias. Los dualismos inventados por los ignorantes son semejantes a nubes llevadas por el viento.

¿Por qué preocuparnos de detenerlas?

La ganancia y la pérdida, el bien el mal, lánzalos a la basura.

¡Lo que te falta búscalo en lo que tienes!

Alejandro Jodorowsky

*

Alejandro Jodorowsky (En “Cabaret místico“): El poeta chino Li Po escribió un hermoso poema de amor:

Los pájaros levantan el vuelo, desaparecen.

Una solitaria nube, ociosa, se disipa.

Por contemplarse sin cesar el uno al otro,

sólo la montaña reverente permanece.

Los pájaros levantan el vuelo, desaparecen. Encontrar al ser que nos corresponde equivale a ponerse a meditar frente a un universo imponente. Nuestras palabras se disuelven. Se acaba el delirio intelectual. Emocionados, no tenemos nada que decir. Nada que comprender. Sólo nos resta contemplar.

Una solitaria nube, ociosa, se disipa.Cuando hemos calmado el intelecto – la antigua definición de nosotros mismos, la amalgama desequilibrada de nuestros cuatro egos-, el Yo personal que defendíamos con uñas y dientes pierde significado, definición, se esfuma como una fantasía inútil. El otro aparece como un sublime resplandor.

Por contemplarse sin cesar el uno al otro… La persona que ha abierto las puertas selladas de nuestro corazón, al igual que nosotros, ha visto emprender el vuelo de sus palabras y disolverse la vieja imagen de sí misma. Estamos fascinados, frente a frente, como para siempre… 

…sólo la montaña reverente permanece. Nos decimos mutuamente: “Sólo existes tú. No hay sitio para mí”. Somos el otro y el otro es nosotros. No hay ninguna separación entre nosotros y el mundo. Nos identificamos con la montaña, que, por mu sólida que sea, reverencia al cielo: vacuidad donde se han disuelto los pájaros y las nubes.

 

Imagen: Caataplum!

¿Qué significa la salud?

¡Compártelo!Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInDigg thisEmail this to someoneShare on Tumblr

Salud parece que es lo opuesto a enfermedad

Según la OMS, la salud no es la mera ausencia de enfermedad, sino una totalidad mucho más amplia: “es el bienestar físico, mental y social al que todo ser humano tiene derecho”, y añade: “implica el disfrute de la mayor forma posible de bienestar orgánico, psíquico y social sin distinción de raza, religión, creencia política o condiciones económicas”

Parece una definición cargada de derechos

En verdad, la salud es el estado natural del ser humano. Y como dice Deepak Chopra, a esto se le puede agregar el bienestar espiritual, la salud es un estado en que la persona siente la alegría y el entusiasmo de vivir a cada momento, una sensación de realización y una conciencia de armonía con el universo que la rodea.

Con la salud, ¿qué es lo que se debería de evaluar?

El enfoque del individuo frente al entorno y sus condicionantes, cómo reacciona, cómo se defiende, cómo supera esos condicionantes, en suma, de qué manera va avanzando en la vida.

¿Se puede medir la salud?

Como decía Feldenkrais: “La salud se mide por el shock que una persona pueda recibir sin comprometer su sistema de vida. Así, el sistema de vida se convierte en criterio de salud. Una persona sana es aquella que puede vivir sus sueños no confesados plenamente”

La sabiduría popular sitúa la salud en la cabecera de los deseos humanos, como dice la canción: “…tres cosas hay en la vida: salud, dinero y amor…”, incluso la palabra “salud” es un saludo o una respuesta al estornudo del vecino…

Esto último es una antigua tradición de origen sagrado. Se decía salud en el sentido de “salud mental”. Como dice Alejandro Jodorowsky, la salud para la mente es estar vacía. Cuando el hombre estornuda por segundos se interrumpe su vida mental: Deja de estar en el futuro (haciendo planes) o en el pasado (funcionando con reflejos automáticos aprendidos en la infancia y juventud o “recordando”) y alcanza el presente.

¿Se puede considerar la belleza como una herramienta para alcanzar la salud?

Sólo se alcanzará la belleza en el estado de salud. Es como utilizar el oro contenido de un tesoro como pistas para llegar a él. Sólo tendrás el oro cuando hayas encontrado y desenterrado el tesoro. Como dice Alejandro Jodorowsky, la belleza no es una medicina, es una finalidad. Es decir, la enfermedad es la falta de belleza. Entonces, dejar de lado la enfermedad es alcanzar la belleza. Curarse significa obtenerla. La belleza es la salud.

¿Cuál es la forma de trabajar de la medicina ortodoxa respecto a la salud?

Sin pretender generalizar, lo que sería injusto, la medicina que tenemos en la actualidad en nuestros hospitales trata en forma aislada cada parte del cuerpo. Echa la culpa a las bacterias o a los microbios en muchas de las patologías, pero la mayoría de los cuerpos sanos también están en contacto con esas mismas bacterias y sin embargo no enferman. En ocasiones parece que no se ocupa de la persona en su totalidad, la observa troceada.

¿Qué salto debería de dar la medicina ortodoxa para mejorar en su eficacia?

Siguiendo con Deepak Chopra, la medicina dará un salto cuántico cuando contemple en cuerpo como un río en perpetuo cambio, más que como una escultura congelada. Aunque uno conserva el mismo aspecto, nuestro cuerpo está hecho de ladrillos que se van continuamente reemplazando unos por otros y todo el dominio de este torrente de cambios constantes radica en el nivel cuántico del sistema mente-cuerpo. Para cambiar el output del cuerpo, hay que aprender a reescribir el sofware de la mente.

Desde la perspectiva de los cuatro egos que usamos en la psicogenealogía ¿cómo sería la salud para ellos?

La salud para el ego intelectual es el vacío, en cambio para el corazón su salud consistirá en estar lleno. Mente vacía y corazón lleno.

El ego libidinal está sano cuando puede crear y el material cuando puede ser.

Parece absurdo creer que nosotros somos, en última instancia, los responsables de nuestra salud

Ya decía Ibn Arabí que: “Quien se conoce a sí mismo conoce a su Señor” Nosotros creamos la enfermedad y la sanación. Todo lo que ocurre en nuestra vida lo hemos atraído nosotros mismos. Creamos nuestras propias experiencias.

Resulta difícil de digerir ya que siempre se nos ha dicho que la enfermedad es un accidente

Este cuento puede resultar interesante al respecto:

En un funeral, uno a uno los empleados agitados se aproximaban al ataúd, miraban al difunto…y se quedaban unos minutos en el más absoluto silencio, como si les hubieran tocado lo más profundo del alma.

Resulta que en el fondo del ataúd había un espejo, cada uno se veía a si mismo…. con el siguiente texto: “Sólo existe una persona capaz de limitar tu crecimiento: ¡TU MISMO”!

Tú eres la única persona que puede hacer una revolución en tu vida.

Tu eres la única persona que puede perjudicar tu vida, y tu eres la única persona que se puede ayudar a si mismo.

Tu vida no cambia cuando cambia tu jefe, cuando tus amigos cambian, cuando tus padres cambian, cuando tu pareja cambia. Tu vida cambia, cuando tú cambias, eres el único responsable por ella. “Examínate y no te dejes vencer”

“El mundo es como un espejo, que devuelve a cada persona, el reflejo de sus propios pensamientos. La manera como tu encaras la vida es lo que hace la diferencia”.

¿Pueden dar a los lectores 10 expresiones-llave para siempre tener acceso a ese espacio llamado salud?

1.-Aceptar el cuerpo como vehículo a cuidar durante la vida, ese espacio entre el nacimiento y la muerte.

2.-Alimentación sana

3.-Equilibrio entre los cuatro centros

4.-Satisfacción en los cuatro centros

5.-Ejercicio físico, apertura al cambio, constante estimulación, creaciones, retos y proyectos.

6.-Sentido del humor

7.-Descanso necesario

8.-Realización: ser lo que uno es

9.-Amar el cuerpo, no intoxicarlo, no castigarlo

10.-Atender y aprender a leer los sabios mensajes del cuerpo

Imagen:  Paz

91802731

¿Qué significa la enfermedad?

¡Compártelo!Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInDigg thisEmail this to someoneShare on Tumblr

Enfermedad significa, la pérdida de una armonía o, también, el trastorno de un orden hasta ahora equilibrado.

Ahora bien, la pérdida de armonía se produce en la conciencia, en el plano de la información, y en el cuerpo sólo se muestra. El cuerpo material es el escenario en el que se manifiestan las imágenes de la conciencia. Por lo tanto, si una persona sufre un desequilibrio en su conciencia, ello se manifestará en su cuerpo en forma de síntoma. Por lo tanto, es un error afirmar que el cuerpo está enfermo —enfermo sólo puede estarlo el ser humano—, por más que el estado de enfermedad se manifieste en el cuerpo como síntoma

Síntomas hay muchos, pero todos son expresión de un único e invariable proceso que llamamos enfermedad y que se produce siempre en la conciencia de una persona. Sin la conciencia, pues, el cuerpo no puede vivir ni puede «enfermar»

Un ejemplo: un automóvil lleva varios indicadores luminosos que sólo se encienden cuando existe una grave anomalía en el funcionamiento del vehículo. Si, durante un viaje, se enciende uno de los indicadores, ello nos contraría. Nos sentimos obligados por la señal a interrumpir el viaje. Por más que nos moleste parar, comprendemos que sería una estupidez enfadarse con la lucecita; al fin y al cabo, nos está avisando de una perturbación que nosotros no podríamos descubrir con tanta rapidez, ya que se encuentra en una zona que nos es «inaccesible». Por lo tanto, nosotros interpretamos el aviso de la lucecita como recomendación de que llamemos a un mecánico que arregle lo que haya que arreglar para que la lucecita se apague y nosotros podamos seguir viaje. Pero nos indignaríamos, y con razón, si, para conseguir este objetivo, el mecánico se limitara a quitar la lámpara. Desde luego, el indicador ya no estaría encendido –y eso es lo que nosotros queríamos–, pero el procedimiento utilizado para conseguirlo sería muy simplista. Lo procedente es eliminar la causa de que se encienda la señal, no quitar la bombilla. Pero para ello habrá que apartar la mirada de la señal y dirigirla a zonas más profundas, a fin de averiguar qué es lo que no funciona. La señal sólo quería avisarnos y hacer que nos preguntáramos qué ocurría.

Lo que en el ejemplo era el indicador luminoso, en nuestro tema es el síntoma. Aquello que en nuestro cuerpo se manifiesta como síntoma es la expresión visible de un proceso invisible y con su señal pretende interrumpir nuestro proceder habitual, avisarnos de una anomalía y obligarnos a hacer una indagación. También en este caso, es una estupidez enfadarse con el síntoma y, absurdo, tratar de suprimirlo impidiendo su manifestación. Lo que debemos eliminar no es el síntoma, sino la causa. Por consiguiente, si queremos descubrir qué es lo que nos señala el síntoma, tenemos que apartar la mirada de él y buscar más allá.
La enfermedad entendida como ruptura de la armonía del conjunto. Extracto del libro: “la enfermedad como camino”

alegria

“Cuando el individuo celebra cada instante de su efímera vida como un regalo precioso, conoce la alegría.”

¡Compártelo!Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInDigg thisEmail this to someoneShare on Tumblr

Alejandro Jodorowsky, Alejodorowsky en Twitter

.

 ”Por buscar la satisfacción perdemos la alegría.”

“Aunque el universo sea tan mortal como una mosca, ¡alegría, alegría, alegría!”

“Cada quien debe labrar su camino. El que no sigue su propio rumbo, pierde la alegría de vivir.”

EJERCICIOS DE LA ALEGRÍA

Una vez, vino a nuestro monasterio un hombre que sufría de parálisis en su mano derecha. El Maestro le preguntó qué era lo que solía hacer con ella. Guardó un instante de silencio y luego dijo:

– Durante muchos años usé mi mano dercha para matar ovejas y toros.
– Cuántos mataste? -le preguntó el maestro
– Miles…

No escuché el resto de la conversación porque, de repente, sonó la campana para la cena. Después, le pregunté al Maestro cómo la matanza de animales podía paralizar la mano de alguien, y me contestó:

– Cada vez que este hombre sentía el dolor y el sufrimiento de los animales, disminuía la vitalidad de su mano hasta que, con el tiempo, esa vitalidad desapareció por completo. La falta de alegría causa parálisis.”

En esta época tecnológica, tal vez, la gente se ría de lo que decimos y lo considere una superstición. Pero mi Maestro curó en seis meses la parálisis de ese hombre, haciéndole practicar diariamente durante cuatro horas el ejercicio de la alegría.

Una vez, yo copié unos de sus ejercicios:

– Crea mentalmente la imagen de tu brazo derecho, y con él saca del río a un hombre que se está ahogando… Escribe con tu mano una carta alegre… Da con ella dinero y joyas a los pobres… Sirve con ella comida a centenares de personas…

El hombre de quien hablo solía seguir diariamente… los ejercicios que mi Maestro le enseñaba. Al cabo de seis meses, empleó esa mano para dar agua a un ciervo de la montaña que estaba de visita en nuestro huerto…”

Torkom Saraydarian, en “Alegría y Curación”